¿Cómo recibir pagos online?

¿Cómo Recibir Pagos Online? ¿Cómo Cobrar Servicios en Línea? ¿Qué es Stripe? ¿Cómo funciona PayPal? ¿Qué es un TPV Virtual?
Índice de Contenidos

El mercado de comercio electrónico actualmente está creciendo a pasos agigantados. Si nuestra actividad profesional está ligada a un negocio, somos autónomos u ofrecemos bienes o un determinado servicio en una e-commerce o página web, vamos a necesitar sí o sí recibir pagos online de forma segura y con garantías.

Debemos tener en cuenta que existen varias fórmulas de pago y cobro, algunas muy distintas a otras, y que cada una tiene sus pros y sus contras. Hay que asesorarse. Lo ideal es diversificar y ofrecer varias herramientas para cobrar de modo online al cliente potencial; para ello existen, además de las TPV, las pasarelas de pago. Vamos a analizar los diferentes tipos de transacciones.

¿Cómo cobrar servicios online?

La fórmula más efectiva y clásica de cobrar sería a través de una transferencia bancaria. Esta opción librará tanto al cliente como al profesional o vendedor de pagar comisiones, pero tiene el inconveniente de que no es una operación instantánea y depende, por tanto, de las velocidades de cada entidad bancaria.

La TPV virtual es una de las posibilidades más extendidas hoy día, si bien es cierto que va perdiendo fuelle con respecto a las pasarelas de pago, que pueden automatizar los pagos de forma más ágil.

Con respecto a estas últimas, vamos a analizar con detenimiento dos de ellas; Stripe y Paypal, destacando cuáles son sus puntos fuertes, que tienen muchos. Acto seguido, vamos a ofrecer una lista con plataformas alternativas que si bien se usan en España, todavía se hace de un modo digamos que discreto. En cualquier caso, abordaremos un buen ramillete de opciones para cobrar servicios online o realizar cualquier tipo de venta.

Si tienes un ecommerce y necesitas ayuda con la gestión fiscal, financiera y contable, no dudes en contactar con nosotros, somos especialistas en ecommerces.

Recibir pagos con Stripe

Stripe es una plataforma para recibir pagos a través de una página web, e-commerce o aplicación ideada para gestionar empresas que tienen una proyección online. Nos va a facilitar el pago de nuestros clientes mediante tarjeta de crédito, ofreciendo rapidez, integración y seguridad. Además, sus comisiones son razonables, algo más económicas que las de Paypal (se sitúan en un 1,4% más 25 céntimos por transacción). Para recibir los pagos tendremos que crear y registrar una cuenta en su página web. Hemos de configurar esta añadiendo datos bancarios, el email con el que vamos a operar y nuestro teléfono móvil, entre otras formalidades. También nos van a pedir detalles sobre nuestro negocio. Tras validar todos los datos, en cuestión de minutos vamos a tener activa nuestra cuenta y podremos realizar transacciones a través de Stripe.

Recibir pagos con Paypal

Paypal ofrece a los vendedores varias soluciones para recibir un pago. La primera de ellas es el llamado PayPal Checkout, que se vale de la tecnología API para habilitar los pagos de un modo sencillo, intuitivo y rápido. Una solución más modesta es el pago estándar, que consiste simplemente en añadir a la web o e-commerce botones de pago para que se pueda confirmar este clickeando sobre ellos. Es un método simple, algo anticuado pero que cumple perfectamente su función. Una alternativa a estas dos es configurar un pago a través del correo electrónico, una fórmula algo más restringida pero según el tipo de target al que nos dirijamos. Paypal ofrece muchas facilidades, cada día más, para administrar los pagos pero hemos de ser conscientes del nivel de sus comisiones y leer bien la letra pequeña para evitar sustos.

¿Qué es Paypal y cómo funciona?

Paypal es una de las pasarelas online de pagos, cobros y envíos de dineros más utilizadas en el mundo entero. Se ideó para realizar transacciones casi instantáneas, de un modo ágil, seguro y estandarizado. Paypal dispone de un tipo de cuenta especial para los usuarios que operan con una e-commerce o negocios similares, la llamada cuenta business. Este tipo de cuenta Paypal está destinada a ofrecer una buena experiencia de pago y facilidades en el manejo de las finanzas. Esta modalidad se adapta tanto a empresas que acaban de echar a andar como a negocios consolidados con aspiraciones de expansión. Paypal está presente en gran parte del mercado online y hoy día los expertos recomiendan implementar esta opción para no renunciar a una parte del público potencial. El funcionamiento de Paypal es totalmente digital y cuenta con notables medidas de seguridad.

Alternativas a Paypal

Aunque Paypal destaca en el mercado español por encima del resto, es cierto que el mundo de las e-commerce se está globalizando a un ritmo vertiginoso y que algunos clientes acuden a las tiendas con otras plataformas y opciones de pago. Algunas ofrecen servicios novedosos o alternativos que conviene estudiar. Estudiemos algunas de estas opciones de pago:

Payoneer está muy enfocada a la pequeña y mediana empresa, a los autónomos. Pretende erigirse como la opción más cómoda en este espectro financiero. Permite pagar y cobrar, de una manera rápida, segura y con un coste moderado, tanto en el ámbito local como internacional.

Otra opción es Amazon Pay, la solución de pago de la gigantesca empresa de Jeff Bezos, que ha crecido de forma exponencial durante los últimos años. Tiene la ventaja de integrarse con otros servicios de esta compañía.

Adyen, por su parte, es una pasarela de pago cuyo valor reside en estar presente en grande empresas como Mango, Uber, Netflix o Ebay. Es una plataforma muy enfocada a los vendedores que tiene gran margen de expansión.

Otras posibilidades son MasterPas, Skrill, PayU, 2Checkout o Payza entre otras.

Cobrar con un TPV Virtual

El TPV virtual es el sustituto virtual del clásico datáfono. De forma online vamos a tener la posibilidad de introducir los datos de nuestra tarjeta para así, de forma segura, poder realizar un pago o un cobro.

El TPV virtual es absolutamente necesario hoy en día, pues los monederos virtuales antes analizados todavía no son hegemónicos, mientras que la tarjeta bancaria tiene prácticamente todo el mundo. ¿El inconveniente del TPV? Pues que es un servicio que aplica un porcentaje por venta que se lleva el banco. No es muy alto, pero al final de año, al hacer balance, resulta notorio y supone un pellizco significativo.

Sobre el post:

Búscanos en las redes:

>otros
SERVICIOS.

>¿hablamos?
CONTACTO.